La filosofía de Cuixart fue más allá de los estamentos sociales y los matrimonios políticos: Cuixart se casó con la libertad, para expresar y crear sin vínculos.
Fue generoso. Nunca se dejó llevar por otro impulso que no fuera la belleza, la admiración por la ciencia, el secreto de la vida, el amor por la naturaleza y la filantropía.
Su romanticismo era palpable, tanto que se hacía evidente con la necesidad de expresarlo mediante sus pinceles. Estos pinceles eran sus amigos, la expresión de su mano ligada al pensamiento y de los que nunca se deshizo , sino a los que dedicó todos los honores y a los que enterraba a su jardín. A la villa de Palafrugell hay una plaza con el nombre de Modesto Cuixart y en homenaje a estos pinceles tan queridos.

Cuixart pintó durante 75 años y llegó a crear cerca de 3000 obras. Hizo de su vida una auténtica obra de arte y es así como lo recuerdan. La pintura de Cuixart se integra en el informalismo. Repartió su taller creativo entre Barcelona, París y la Costa Brava, Gerona.
Vinculado al dadaísmo, al surrealismo , la magia, el hermetismo y el aprecio por la libertad y la tierra de nacimiento son rasgos característicos de sus valores.

Sus diferentes etapas pasan desde el magicismo de Dau al Set de finales de los años 40 a mediados de los años 50, a la experimentación matérica hasta la mitad de los años 60, al informalismo hasta finales de los años 70, a una tendencia erótica-mágica de la figura humana que durará hasta la década de los años 90, cuando empieza una etapa de introspección y fabulación en la naturaleza.

 

 Modesto Cuixart nació a Barcelona el 2 de noviembre de 1925. Su padre se llamaba Joan Cuixart, fue médico. Su madre  Maria Tàpies tuvo un especial don por el dibujo y la pintura que supo transmitir a Modesto de niño. Tuvo tres hermanas. La más grande Josefina, la mediana Anna Maria y la pequeña Maria Rosa. Él era algo más grande que María Rosa pero más pequeño que Josefina y Anna Maria. Cuando todavía eran muy pequeños estalló la guerra civilModesto Cuixart empezó de muy pequeño a pintar. Le gustaba tanto pintar que un día con 10 años su padre le hizo la primera muestra de dibujos a casa. El pequeño Modesto colgó a las paredes de casa todos los dibujos que había hecho hasta entonces. Fue su primera exposición de arte y estuvo organizada por su padre, Joan. A pesar de que cuando acabó la guerra fueron tiempos difíciles en casa de en Modesto, siempre que podían, hacían teatro o leían poesía y hacían juegos de magia. A su abuelo, Modesto, le gustaba mucho los juegos de magia y tanto el abuelo como su padre Joan, siempre que podían, hacían una buena sesión. Pero además mModesto y sus hermanas se entretenían tocando el piano, haciendo lectura, pintando y haciendo ir un pequeño teatrillo de madera que el padre de  Modesto había construido con la ayuda de un amigo tramoya del Gran Liceo. Con esta afinidad con el teatro y la lectura sacó un don especial por la comunicación y las grandes conversaciones y facilidad por habla en público. De joven tuvo que ayudar a su madre cuando su padre murió de tuberculosis. En aquel tiempo, la madre de en Modesto, empezó a trabajar en un taller haciendo sombreros por señoras. Acabó la escuela y accedió en la universidad para iniciar la carrera de medicina. Le gustaba mucho leer y compartía buenos momentos con intelectuales y con otros artistas como su primo hermano Antoni Tàpies. Era una época de fuerte influencia dadaísta y marcada después por el surrealismo al resto de Europa y seguían estos autores de manera clandestina. A pesar de que empezó la carrera de medicina lo que más le gustaba era pintar y decidió que lo que él de verdad quería, era ser pintor. Dos años más tarde, junto con su primo Antoni Tàpies conocieron a otros artistas como él, con las mismas influencias intelectuales como Joan Ponç, Joan Brossa, Arnau Puig y Joan Tharrats con los que formarían un grupo de artistas con quienes fundarían una revista mensual que se llamó  “Dau al Set”, con  la que publicarían artículos  de arte y de cultura muy influenciados por las corrientes europeas. Este grupo, conocido por su arte de vanguardia, acontecería un referente muy importante por la historia del arte de Cataluña y son conocidas sus encuentros a la Plaza Molina de Barcelona donde hay una placa que los conmemora. En pleno franquismo vivió en  París becado por el Instituto Francés junto con su primo Antonio Tapies. Allí  conoció a Picasso y a Miró, pasó hambre en París pero no dejó de pintar. En Lyon trabajó en un taller de tintes para tejidos donde aprendió a dominar el color y se vinculó con el mundo del teatro. Tiempo más tarde y con la ayuda de René Drouin las cosas mejoraron y empezó a exponer a París. Se casó con Mariona Goday y volvió a Barcelona. Se vinculó con el galerista René Metràs. Fue una etapa en que la pintura de Cuixart llega a ser informalista pero también hay el objeto haciendo tributo a la post guerra y a la veneración por arte povera, el collage y el ensamblaje. En esta época a pintura de Cuixart es oscura, negro con dorados y metales. Modesto Cuixart empezó a ganar premios de pintura, uno de los más importantes en Brasil, en la Bienal de Sau Paulo y  Documenta Kassel. Se relacionó con todo tipo de gente intelectual y reconocida en el mundo del arte, artistas de cine, músicos, escritores… Tuvo amistad con Dalí, con JV Foix, con Eugeni d’Ors,  Baltasar Porcel, Paco de Lucia…. A lo largo de su vida pudo viajar  (México, Estados Unidos, Japón)

A mediados de los sesentas abandona el informalismo y se decanta por el objeto y la figura. Una etapa donde combina el informalismo con el grattage, la tinta y los colores suaves, conocida como la etapa Rosa. Con esta vida bohemia se separó y se marchó con uno de sus mejores amigos, Ramon de Batlle en Riudellots de la Selva. Es cuando crea una mujer con sombreros fantasiosos y surreales en homenaje a su madre que tuvo que sobrevivir con cuatro hijos haciendo sombreros a un taller de Barcelona. El año 1974, conoció a Victòria Pujoldevall en Playa de Aro. Victoria sería su última mujer con quien quiso establecerse en Cataluña y se instaló en Palafrugell. Con ella tuvo un niño, en Joan Cuixart. Compró una casa en el centro de Palafrugell que se llama “Es Chalé”, una casa Modernista. Allí, en un lado del jardín hizo construir un taller,con el nombre  el «Taller Victòria», diseñado por su hijo mallor Marc Cuixart que entonces ya era arquitecto.

La muerte de este amigo Ramon de Batlle a consecuencia de un cáncer, provocó en él una reacción muy intensa, dejó de pintar durante una larga temporada y cuando se reconcilió con la pintura su obra se vió absolutamente violentada por esta pérdida, generando una etapa de terror y de dolor muy marcada.
En este taller que todavía se conserva pintó muchos cuadros. En Palafrugell se alejó de la fama y las celebrities. Su deseo durante estos últimos años fue expresarse en libertad y mostrar su forma de ser y de pensar a través de la pintura. Esta última etapa es de introspección dontro de la naturaleza con un informalismo de gran madurez,técnica y conceptual. Sufrió na diabetes muy severa y durante muchos años estuvo luchando para evitar perder la vista. En el taller del pintor hay lentes y lupas de todas las medidas pero aún así, nunca quiso dejar de hacer aquello que más le gustaba, pintar.  Fué una persona muy admirada y su pérdida tuvo mucho eco en la sociedad catalana. Murió el 1 de noviembre de 2007.