DAU AL SET  DEL 1948-1954

Modesto Cuixart con 17 años inicia su trayectoria, fascinado por la obra de Miró y Picasso.

«El artista no se puede deshacer del pasado, forma parte del siguiente eslabón, aunque sea un pasado lejano o un pasado reciente, cada artista es un mundo heterogéneo que no puede dejar de tener conciencia del que ha visto intuido, leído o sentido. Sin memoria, el arte no existiría y como el arte todas las actividades humanas, de mayor menor trascendencia. Modesto Cuixart ,  Palafrugell 1994

Dau al Set es un grupo artístico de vanguardia de carácter rupturista, surrealista y dadaísta creado alrededor de la revista homónima a Barcelona, el septiembre de 1948. 

«En nosotros no había programas, como en el surrealismo, que tenía sus pontífices; el programa que teníamos era nuestro espíritu de romper los moldes, de ir adelante, abrir, explicar, con la pretensión de mostrar en el mundo un nuevo lenguaje literario y plástico definido por Cirlot como «Magicismo plástico». Modesto Cuixart , extraído Biografía Inacabada.

Con este espíritu, a el  1946, Joan Josep Tharrats editor,  junto con Modesto Cuixart, Antoni Tàpies, Joan Ponç, Joan Brossa y Arnau Puig, formarían Dau al Set.
Adscrito en principio al movimiento surrealista hasta converger en un estilo propio, la revista que vehiculó el grupo empezó a publicarse en septiembre de 1948 y dejó de publicarse en 1956. 
Dau al Set demostró ser un grupo integrador, no excluyente, reflejo de la actividad artística que tenía lugar a Barcelona entre los años 40 y 50. Junto a los 6 fundadores encontramos el testimonio escrito y gráfico de críticos, poetas, pintores, escultores y otras personas del mundo artístico del momento tanto nacional como internacional. Dibujos de Dalí, poemas de J.V Foix, homenajes a Paul Klee, Picabia, artículos y poemas de Joan Eduard Cirlot. También se caracteriza su remarcada amplitud de óptica tanto en el ámbito catalán, español como internacional.
La creación de Dau al Set, nombre que apunta a la apertura vanguardista de la cultura del país, significó  otra oportunidad, una ventana a la renovación de las artes plásticas.
Dau al Set es considerado como uno de los primeros referentes de la vanguardia artística posterior a la posguerra española.

ÉPOCA DE PARÍS ; EXPERIMENTACIÓN MATÉRICA, INFORMALISMO Y  POSTGUERRA 

Años después de acabar la segunda guerra mundial, con la experimentación matérica, el arte se convierte en otro superviviente. Los materiales usados son a su vez parte de los objetos que quedaron sin amo a la ciudad de Barcelona. Con el autre arte, se les otorga a los objetos un nuevo derecho de ser parte de la otra historia, la historia del arte de posguerra. Modesto Cuixart da vida a sus obras con postales viejas, objetos en desuso  que con un gesto de creación los ennoblecía dentro de la obra.

Es una etapa marcada por la fascinación por las «texturas», por el sentido de materialidad de una sustancia, su suavidad o aspereza, su transparencia o densidad y sus formas veladas.
Con un conjunto de nueve obras que componían «la Suite bienal de Sao Paulo», ganó el premio internacional de pintura en la V Biennal de Sao Paulo en 1959.
Tiempo más tarde y con la ayuda de René Drouin empezó a exponer a París. Se vinculó con el galerista René Metràs. Fue una etapa en que la pintura de Cuixart llega a ser informalista pero también hay el objeto haciendo tributo a la posguerra, el arte povera, el collage y el ensamblaje. En esta época la pintura de Cuixart es oscura, negro con dorados y metales, siguiendo la escuela de la action painting y el informalismo más marcado.

Más allá del cemento, del polvo de mármol, de la tierra, de los trozos de trapo y de los alambres como universo plástico de el miserabilisme al cual había llegado a la abstracción, Cuixart utilizó en sus collages objetos como muñecas, un paquete de cigarrillos o incluso un zapato, en señal de la máxima experimentación creativa, del mismo modo que Picasso y Braque habían hecho collages cubistas con papel de diario, cartón y hules estampados en la primera década del siglo XX. 

FIGURA, DESEO DE LA FORMA Y DELIRIO, 1974 AL 1986

A mediados de los sesentas su pintura abandona el informalismo que considera ya obsoleto y pionero de una nueva figuración. Época de un gran equilibrio formal y técnico, donde Cuixart nos demuestra su gran habilidad para hacer coincidir, con mucha maestría, dos polos opuestos, es decir: la fortaleza y contundencia de la materia que representa su parte masculina y el dibujo elegante y sutil que representa su parte más femenina. Un ciclo breve pero muy original que tuvo una gran acogida en los Estados Unidos y levantó una gran polémica en Barcelona. 

En los setentas recupera el signo Dau al Set y su obra se torna delirante, fantasmagórica y barroca.
La mujer, en la obra de Cuixart, juega un papel icono-gráfico muy importante. En su investigación de la belleza y de la perfección realiza centenares de cuadros con diferentes técnicas y apoyos sobre este tema que fue derivando hacia una exploración del interior del personaje que pintaba. Cuixart hurgaba dentro mismo de la feminidad y sus obras se llenaron de símbolos y una personal visión de la decadencia. 

Pero no sólo se limitó a pintar rostros femeninos, sino que los rostros masculinos también están presentes. Homenajes a personajes concretos, proyecciones de otros personajes imaginarios, forman parte de su mundo.

Los rostros femeninos descuelgan las alas de plumas
de unos ángeles ignotos, mientras la sangre descolorida
de los insectos da en la mano el sentido preciso de la línea.
No hace falta que adivine el hombre un nuevo destino, ni consuma
el tiempo en ilusiones académicas, puesto que el retorno de los dioses
no es más que la sombra de un cántaro negro lleno de fresas claras.
Si la boca arenosa de la playa babea dulce agua salada
la luna por su parte morderá el sexo dormido de las vírgenes.
Las mujeres llevarán tocados como entrañas ardientes, vegetales
en fuego como cabellos entrelazados con plumas,
instintos y actas de hacer y deshacer.
La sonrisa del pezón que sobresale provoca la caricia de los labios
a la par que los ojos desaparecen en la mirada.

Declaración de principios de Modest Cuixart, Agosto de 1974.

INTROSPECCIÓN EN LA NATURA Y EL PAISAJE MENTAL.1986-2017.

 Con esta etapa abrimos las puertas del verdadero Cuixart, que en su última época consolida su maestría y que ésta es a su vez la cara oculta de la obra de Modesto Cuixart: el pintor, el pensador, el intelectual.
Obras donde  representa a Pericles o a Aristóteles, el átomo, el fractal, el simbolismo, el universo, los elementos fundamentales y de nuevo, la materia y la abstracción.
La gran austeridad es el medio pictórico que en la última época de su vida condicionará su trabajo: decir todo con pocas palabras.
En casi toda su obra, la artista cierra su ciclo vital. Y es la prueba fehaciente que la pintura moderna, abstracta o informalista es pura filosofía y pensamiento intelectual. Detrás de la obra hay un pensador y en este caso un libre pensador, intelectual, pionero y un claro referente para las futuras generaciones, como lo fueron para él sus antecesores Picasso, Miró o Paul Klee.
Después de casi 75 años de intenso y fructífero trabajo profesional Cuixart nos deja un bello legado, inmenso y excepcional, un regalo para la vista y el pensamiento.

En el siglo XXI, los conceptos científicos están al alcance de muchos y esto permite hacer una revisión de la obra con nuevas pautas que nos llevarán a descubrir al artista como un ser filosófico donde la ciencia es en buena medida la musa y de donde parte de su fuente de inspiración. Por eso se plantea, desde la base más elemental, una relación de obras ligadas a los principios de la física y la química. Donde hace hincapié en los elementos fundamentales: fuego, tierra, aire, agua, átomo y fractal. Modesto Cuixart es uno de estos artistas que han contribuido a la divulgación del conocimiento científico, aunque no sea su actividad formal, a través de sus obras de arte.
Igual que Julio Verne, que interesado por los avances científicos y tecnológicos de su tiempo llegó a ser un visionario en la literatura, Modesto Cuixart lo fue en el arte.